EN EL ALCARAVÁN 4

6 de abril de 2017

EL NAZARENO JOSAFAT, HIJO DE ADIEL



Relato de la Pasión:

J. M. Ferreira Cunquero

Dibujo: Andrés Alén
      De repente el aliento se transformó en un cuchillo que quería desgarrarme el alma. Allí estaba encubriendo mi cobardía detrás de un grupo de gente que lloraba con amargura.
Como un mezquino miré hacia los adentros y sentí vergüenza de ser tan miserable. Humillado  bajé la mirada deseando cavar con los ojos allí mismo mi tumba…


UNOS MESES ANTES…

Venía formando parte de aquella caravana que había partido de Damasco con tres camellos cargados de metales para la herrería, cuando paramos en Cafarnaum para rezar en la sinagoga y darle descanso a los animales.
El sol plomizo dejaba caer sin piedad un fuego incandescente sobre las calles desiertas. El ambiente reseco, como una infusión de esparto y arena, rascaba la boca y la garganta. Por eso me extrañó, al salir de la fonda, ver a aquel gentío al final de la calle, en silencio, frente a una de las casas.  
Aunque estábamos a punto de partir hacia Jerusalén, la curiosidad hizo que me acercase a aquella multitud para saber qué pasaba.

-          ¿Se puede saber qué ocurre?
-          Está dentro de esa casa el Nazareno.
-          ¿Y ese quién es?
-          Jesús el Nazareno, ¿no has oído hablar de él? Hace milagros en nombre de Yahvé; sana y cura enfermedades sin solución y hasta ha resucitado -según cuentan- a varios muertos.

Aquella respuesta me pareció tan propia de fanáticos demenciales, que no le habría prestado interés alguno si no hubiese sido por la curiosidad de saber quién podía ser aquel nazareno.
De repente los gritos de algarabía brotaron de la casa de tal modo, que la gente que estaba en la calle comenzó a alabar a Yahvé mientras saltaban abrazándose de alegría: ¡milagro!, ¡milagro!
Una anciana que estaba cerca de mí me agarró del brazo mientras me decía:

-          Jesús ha sanado a la suegra de uno de sus discípulos.

La situación era tan grotesca, que estuve a punto de reírme de forma incontrolada ya que no podía entender cómo un charlatán de poca monta podía ser capaz de reunir a tantos partidarios, y mucho menos que se entregaran de forma tan alocada a creencias y paganismos que solo pueden brotar de endemoniadas y oscuras hechicerías.  
¿Cómo era posible que se pudiera llegar a creer que un desvergonzado de mala calaña lograse resucitar a los muertos?
Cuando anunciaban la partida de la caravana, me quedé paralizado al ver salir de aquella casa a Jesús, Jesús el hijo de José. No podía dar crédito. Aquel al que yo conocí y con el que había compartido una parte de la vida, era el personaje que esperaba ver aquella gente.
Por más que traté de acercarme a él fue imposible; la muchedumbre lo cercaba tratando de tocarle la túnica blanquecina que vestía.
Estaba consternado ante aquella situación incomprensible. Pero, ¿en qué locura se había hundido aquel inolvidable compañero de aventuras?
Grité cuanto pude:

-          ¡Jesús!, ¡Jesús! ¡Soy Josafat!, el hijo de Adiel.

Era tanta la algarabía que le circundaba que no pudo oírme. Mientras caminaba consternado hacia la caravana de la que ya habían partido los primeros camellos, me di la vuelta para ver cómo Jesús se introducía de nuevo en la casa.
El viaje hacia Jerusalén se me hizo eterno. Me moría de ganas por referir a mi anciano padre lo que había presenciado.
El recuerdo abonaba en la mente el deseo de inquirir a la pobre memoria, para que me trasladase a aquellos años de la infancia, cuando al lado de Jesús pasé las horas más conmovedoras e imborrables que recuerde. Juntos habíamos ido a la sinagoga, compartimos enseñanzas y en los peñascales y en las cuevas vivimos las fértiles horas de la niñez perdida.
Emparentadas por lazos hilvanados en la antigüedad, las dos familias convivimos y compartimos cuanto teníamos, hasta que la relación se vio truncada cuando un viajante egipcio le propuso a mi padre que se hiciese cargo de una de las mejores herrerías de Jerusalén.
…..

Pasaron apenas unos meses desde aquel extraño encuentro en Cafarnaúm cuando en el templo los sacerdotes denunciaron al que llamaban pecador de Nazaret con todo tipo de injurias e imputaciones.
En silencio escuché aquellos cargos que, dirigidos contra mi recordado amigo, refutaban mi total convencimiento de que había sido tocado por algún tipo de locura incurable.
Estaba metido en estas aflicciones, cuando mi pobre padre inició el camino final hacia la tierra. Todo a mí alrededor, en aquellas fechas comenzó a oler a desgracia y pesadumbre.
En tan lamentables días, me enteré de que Jesús había sido condenado a muerte de cruz por Poncio Pilato, prefecto de la provincia romana de Judea.
El martillo caía sobre el yunque espoleando mi zozobra, mientras me autoconvencía, de que no debía acudir a presenciar su ejecución. Yo no podía ver colgado del madero a quien compartió a mi lado los felices años de la infancia. Menos aun podía permitirme que los sacerdotes pudieran descubrir mi parentela con el reo.
Mentalizado, urdí mis pobres miserias  hasta convencerme de que ya nadie podía salvar a Jesús pues, presa de aquel mal de ojo que le tenía cegado, había cometido la osadía, en su delirio,  de asegurar ante el sumo sacerdote que tenía reinos en otros mundos.
……
No sé qué extraño viento, en el interior de mi corazón, me empujaba a traspasar la ciudad para verlo por última vez. El aliento me ahogaba el pulso y en la conciencia puñaladas de irracionalidad desbocaban mi furia…
Desde lejos pude ver la cruz vacía y cómo un grupo pequeño de seguidores envolvían en la tela blanca su cuerpo.
Aunque vi a María, no tuve valor de ir a darle un abrazo por miedo a la guardia romana.
Mis intereses comerciales no podían ser trastocados por el impulso de acercarme a quien había caído en desgracia por su demencia.
Humillado, volví a bajar la mirada deseando cavar con los ojos mi tumba… cuando descubrí que aquellos clavos tiznados con su sangre habían salido de mi herrería.
Amargamente lloré mientras el cielo se partía en mil fracciones y un temblor de ausencias abrazaba la ciudad como si allí estuviese despertando el infierno.
Me perdí por la urbe mientras la gente asustada corría despavoridamente por las calles.
La consternación me agarrotó los sentidos cuando llegue a casa y vi que mi padre…

Publicado en la revista Christus 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario