22 de noviembre de 2015

UN ILUSTRE ZAMORANO EN SIRIA



            Artículo publicado en el diario El Mundo de Castilla y León en el año 2005


Al llegar a la iglesia católica de San Pablo, en la barriada de Tabbaleh en Damasco, sin querer se percibe una emoción extraña, cuando situamos uno de los pasajes más impresionantes que nos narran los Hechos de los Apóstoles, en la trasera de aquel templo, donde pernoctase Juan Pablo II en su trascendental visita a Siria. Los restos de una calzada romana, según la tradición, marcan el lugar donde San Pablo cayese a tierra cuando pretendía entrar en Damasco para perseguir a los cristianos.

Ruinas de Palmira. Siria. 1999
            Llegar a este centro de peregrinos, que buscan las huellas del apóstol por las mágicas rutas de oriente, y encontrarse allí con el padre franciscano Romualdo Fernández es percibir que la suerte nos ha dispuesto la ceremonia perfecta para adentrarnos en Siria con los argumentos de quien conoce y vive como misionero, no sólo sus tareas apostólicas, sino su devoción y perseverancia sin reservas en la investigación arqueológica,  particularmente  la de los signos cristianos, que por aquella tierra guardan vestigios que firman sobre la historia lo que fue de vital importancia para la propagación de la Palabra de Cristo.

Ir a Siria, pasear y sentir la encrucijada de calles en la ciudad vieja de Damasco, es percibir el tiempo dormido en el enamoramiento que besa ancestralmente aún mágicas sombras. Ver desde Yebel Qassioun la ciudad como un dibujo de fantasías indescriptibles; los verdosos minaretes de las mezquitas al anochecer, conviviendo con las torres de las iglesias cristianas que se alzan como queriendo argumentar que es posible el abrazo entre todos los hombres.

         Es fácil enamorarse de Siria cuando tenemos la gran fortuna de ir de la mano de este fraile entusiasta, que regenta aquel centro donde se hospedan gentes llegadas desde todas las partes del mundo, para adentrarse en el atrayente camino de San Pablo. Fray Romualdo tiene una vinculación con el mundo árabe prácticamente desde toda su vida, por ello goza de una manera muy especial cuando recibe o da asesoramiento, sobre las diversas rutas turístico-culturales a los españoles que, a propósito o por casualidad, se encuentran con él en la ciudad damasquina.

          Puedo dar fe de que en Siria es pasmosa la tranquilidad que  se percibe cuando se callejea por sus entrañables rincones. El sentimiento de seguridad y sobre todo la escasez de turistas en los indescriptibles lugares sirios hacen que el viaje por aquel país se convierta en una aventura inolvidable, que a menudo escarba en la nostalgia, como necesidad de nuevos regresos.

Fray Romualdo
           El padre Romualdo Fernández Ferreira salió de su Zamora natal y más concretamente de Figueruela de Abajo (pueblo que en Aliste guarda la sabia humildad de sus gentes) prácticamente siendo un niño. Desde el convento de Chipiona inició en Tierra Santa su interminable aventura por los países árabes, donde los franciscanos diseminan sus conventos como muestra de esa viva relación que mantienen, desde hace siglos, con las benditas tierras que testifican la gracia de los primeros cristianos. A lo largo del tiempo, como hombre ilustrado, sustentó las máximas responsabilidades dentro de la orden franciscana. Es autor, en las diversas lenguas que domina, de varios libros, siendo su última aportación un impresionante estudio que, bajo el titulo de “Símbolos Cristianos en la Antigua Siria”, ha sido editado en árabe y español por la Université Saint-Esprit de Kaslik en El Líbano. Las fotografías y los dibujos del propio autor nos llevan por una especial trayectoria, que documenta la variedad extraordinaria de estos signos incrustados en la piedra, principalmente granítica, que no ha podido borrar el trasgresor vaivén de los tiempos. En sus más de trescientas páginas el padre Romualdo Fernández nos traslada a la Siria bizantina, que él conoce como nadie por sus estudios de campo y por su minuciosa dedicación a la difícil tarea de descubrir las figuras que guardan, seguramente todavía, la voz apasionante que ha permanecido callada en los umbrales más lejanos de la propia historia. No hay dintel o balconada que él no haya investigado en esa rica zona geográfica, donde Siria asienta los pueblos cristianos que, aun sufriendo un triste abandono, se resisten a derribar definitivamente las espadañas de las iglesias que, erguidas, bendicen con orgullo desde su altura el pedregoso paisaje. Los dibujos del libro reproducen una plural variedad de signos esculpidos entre los siglos IV y VII. En cierta forma es sobrecogedor y emocionante descubrir los grafitos grabados por los propios arquitectos de aquellas magníficas y portentosas construcciones, así como los realizados por la gente del pueblo que, según el padre Romualdo, ansiaba dejar patente, en estas expresiones artísticas, verdades ancestrales de creencias y plegarias.   

Estamos sin duda alguna ante uno de los más relevantes expertos del mundo en el estudio de la Cruz a través de los signos. Por ello cuando el autor afirma en esta interesantísima obra que la mayor parte de los elementos decorativos del Macizo Calcáreo de la Siria bizantina son símbolos cristianos, podemos comprobar la importancia que el cristianismo tuvo en las vivencias del pueblo y cómo éste fue vivido de forma intensa antes de que la religión musulmana fuese practicada mayoritariamente por los sirios.

            Adentrándonos en las páginas del libro, nos atrapa una curiosidad que despierta esa atrayente invitación que ayuda a penetrar en el fantástico mundo del conocimiento. “Símbolos Cristianos en la Antigua Siria” puede ser una inicial incitación a sucumbir en la búsqueda de la Siria cautivadora que expande por todas sus latitudes el trascendental cruce y encuentro de las más importantes culturas que conoció la historia a través de todos los siglos.

            Nuestra gran suerte, si sentimos la llamada del hechizo siríaco, es poder reunirnos con este ilustre hijo de la tierra zamorana pues, pese a todas sus innumerables tareas y compromisos como responsable de la orden franciscana en Siria, se brindará sin la menor duda a asesorarnos en todo lo que sea preciso para que no olvidemos nunca uno de los viajes más interesantes que podemos hacer por el cercano oriente, si nos atrae la voz de las piedras, que buscan ser en nosotros abrazo imperecedero, que viaja desde los otros lugares del tiempo para mostrarnos uno de los rastros más ricos y atrayentes que jamás haya dejado sobre la tierra la desconcertante historia de la cultura humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario