28 de abril de 2013

MIERDA EN COLOR




Algo debe tener en su raíz el cajón atontado de colorines, cuando los grandes capitales y los gobiernos de turno lo dan absolutamente todo por tener el privilegio de rellenarnos el hueco vacío del ocio.
Foto: dparranda.net
La programación repetitiva, nauseabunda y de mal gusto porta la impregnación de los tiempos que corren. Factores como el individualismo o la incomunicación fomentan ese estiramiento de orejas por los sofás de las casas al anochecer, y esa entrega a los brazos de la comodidad que entraña el que otros piensen por nosotros. La abusiva falacia de interminables anuncios que, a base de fotogramas concienzudamente estudiados, intoxican el cerebro, son un auténtico atentado a la dignidad de las personas muchas veces, y otras un flagrante delito contra la libertad de los más pequeños, que comienzan irremediablemente su andadura como consumidores de televisión y claros aspirantes a ser futuros adictos de la magia perversa del tubo incendiario de la cosa creativa.
El consumismo, como espectadores pasivos del engendro, es el que protege y monitoriza esa programación y contraprogramación, que basan su cualidad y escasísima calidad en los porcentajes de audiencia. De sobra saben, los siniestros diseñadores de nuestras horas televisivas, lo que vale en número de espectadores media teta en formol de cualquier famosera, o todo lo que disfruta el personal enterándose, por fin, de que el padre de la pobre criatura es un señor bien “peinao” de Alcorcón. Gentes que van arrastrándose por los programas estiércol de las distintas televisiones, revendiendo la poca dignidad que les queda. Cámaras ocultas que desentrañan ridículamente, con escándalo incluido, la larvada vida de los famosos del pringue, que, gracias a que nosotros colaboramos encendiendo la pantalla muradal, ingresan más parné.  
Si eligiésemos bien dentro de la oferta que se nos ofrece, -cosa casi imposible- la televisión no sería ni tan mala ni tan nociva. Pero lo que sí podemos tener claro es que, aunque tenga más de mil líneas la pantalla, muchas, muchísimas más y con mejor definición las tienen las páginas de un buen libro. 
Publicado en el diario El Adelanto de Salamanca y en el de Zamora 26.04.13

No hay comentarios:

Publicar un comentario