EN EL ALCARAVÁN 4

8 de febrero de 2013

CLOACA NACIONAL I






J. M. Ferreira Cunquero
España huele a pocho. El meneo que le está dando la prensa al grandioso muladar de la política, hace que en la mierda baile la mutriaca el chá chá chá.
A cuenta de estas miserias, el gallinero del PP anda alborotado, presumiendo en su núcleo una tormenta, mientras el PSOE juega a guardias y ladrones, por si la casquería de repente pone a huevo las llaves de la Moncloa.
Nuestro problema, el gran problema de este país, es que los prebostes políticos en las alturas, como dioses del agasajo, no tocan tierra. Atrincherados en sus conventos, obvian escuchar el gran clamor de la gente que vomita desde hace mucho tiempo la bilis de la impotencia. Y es que se nos ha esfumado aquella esperanza, que afloró en este país cuando llegaban los socialistas al poder de la mano de Felipe González, o la que más tarde, de la mano de Aznar, encendía el ánimo de muchos españoles, que esperaban en él la seriedad precisa para combatir las corruptelas de aquel tiempo.
Sin embargo, ahora es terrible que tengamos la clarividencia de que no hay políticos de envergadura, que puedan coger el timón del Estado con la firmeza que nos merecemos, sin excepción, todos los españoles.
La crisis política que padecemos debe extirpar la plaga de gusanos, que malea la matanza que cuelga en la cocina nacional esperando su cura a través de un milagro. Y es que no sirven ya las medias tintas, ni los silencios borreguiles que buscan de nuevo cubrir con más ignorancia nuestra paciente sensatez. El juego se está acabando y antes de que finalice la partida, por si las moscas, deben haber rodado muchas cabezas, en forma de dimisión y abrirse de una puñetera vez las cárceles para quienes nos guindan la cartera cada dos segundos. Ya es hora de que los jueces salgan del sesteo y pongan las cosas en su sitio, antes de que el cabreo general despierte la bicha española que en algunos cocos se retroalimenta por generación espontánea desde siempre.
Publicado en el diario El Adelanto de Salamanca 08.02.13

No hay comentarios:

Publicar un comentario