EN EL ALCARAVÁN 4

2 de marzo de 2013

ENCONTACTO



ENCONTACTO

J. M. Ferreira Cunquero


Exposición sorprendente la que podemos admirar estos días en las salas de exposiciones de Santo Domingo y la Salina.
En gran formato, diversos personajes nos descubren, desde el alma, exprimida por Ángel Luis Iglesias, ese estado puro del retrato sugerente. Espectacular muestra en la que sorprenden los espacios asimétricos que, en algunas de las obras, dejan percibir sutilmente esa armonía de lo imperceptible, que predispone a escudriñar entornos que buscan algo más que la ilusión de la ausencia.
La exposición, muy acertadamente, divide sus contenidos entre las dos salas, teniendo en cuenta a los protagonistas retratados, que pertenecen al ámbito de la cultura, al del entramado social más relevante o al de la esfera más cercana a familiares y amigos. Antonio López, Clint Eastwood, Vicente del Bosque, Andrés Alén, el propio comisario de la muestra, Rafael Cid Tapia, Jerónimo Prieto, la reina Sofía, el príncipe Felipe, Pablo Motos, Matías Prats, José Coronado, Amparo Baró…, dan la impresión de haber posado para el artista de forma interminable en los brazos del tiempo. Es como si perteneciesen, por su naturalidad, al etéreo espacio de las sensaciones perdurables.
El portentoso dominio de la técnica posibilita la creatividad del pintor a la hora de acentuar cierta desnudez en los personajes, a través de la mirada o el gesto. Y es que Ángel Luis Iglesias logra plasmar el fotograma artístico que va más allá de la simple comparecencia de los personajes. El estado de ánimo nos sugiere rostros con vida, transparentes; miradas que increpan buscando en las nuestras el diálogo del interior, que sólo puede producirse cuando media el arte con su grandeza en el lienzo.
En la media distancia, la pintura de Ángel Luis Iglesias nos hace comprender que estamos ante un artista tocado por la gracia innata que sólo puede darse en los grandes maestros de la pintura universal. Al aproximarnos, podemos comprobar cómo las gruesas pinceladas deslizan con suavidad los matices, que dan cuerpo a las composiciones magistrales en la obra de este -ya digo- impresionante artista de nuestro tiempo. 
Publicado en el diario El Adelanto de Salamanca y en el de Zamora 01.03.13

No hay comentarios:

Publicar un comentario